COLEGIOS DE ESPAÑA ➡ $ 49

Dibujos de mandalas para colorear

Descubre nuestros dibujos de mandalas para colorear de forma gratis, y disfruta de una tarde con tus chicos coloreandos las imágenes de mandalas. También puede que seas tu el interesado en pintar mandalas, descarga ahora e imprime ya! Comienza la diversión!

Dibujos de Mandalas

 

Si alguna vez ha contemplado los vibrantes tonos y los intrincados patrones de los mandalas, probablemente se haya preguntado qué significan. Tal vez haya rellenado un libro de páginas para colorear de mandalas cuando necesitaba un momento de relajación, o haya visto las imágenes circulares tan familiares en algunos de sus edificios u obras de arte favoritos. Tanto si se utilizan como herramienta de meditación o como símbolo divino en la religión, la filosofía o la psicología, los mandalas cumplen una importante función para muchas personas de todo el mundo.

¿Qué es un mandala?

Según la Enciclopedia de Historia Antigua, la palabra mandala significa “círculo” en sánscrito. Los mandalas suelen tener la forma de un círculo con múltiples matices, patrones y formas geométricas que irradian hacia fuera desde el centro. También pueden adoptar la forma de un cuadrado con una puerta en cada lado. La naturaleza repetitiva de los mandalas representa la infinitud del universo, de una idea o del propio individuo. El centro del mandala sugiere el comienzo de un viaje o de la propia vida. El círculo exterior imita la naturaleza circular de muchas cosas del mundo orgánico: la Luna, el Sol, una gota de agua o una flor. Los mandalas pueden ser geométricamente precisos u orgánicos y fluidos.

Un mandala puede ser una representación visual del universo, así como un símbolo del mundo interior. Los mandalas suelen servir como herramientas en prácticas espirituales y psicológicas como la meditación. Muchos de estos ejercicios se pueden encontrar en las páginas para colorear de mandalas. Un mandala es también un símbolo importante en muchas culturas diferentes, desempeñando un papel significativo en los rituales consagrados del budismo, el hinduismo y el jainismo. De hecho, los mandalas tienen sus raíces en las enseñanzas hindúes y budistas.

El origen del mandala

Los primeros mandalas se remontan al siglo I a.C. Siddhartha Gautama, más conocido como “el Buda”, nació en Nepal (India) y fundó el budismo. Tras la muerte de Buda, sus seguidores difundieron sus enseñanzas por todo el sudeste asiático, llegando a China, Corea, Japón y, finalmente, al Tíbet en el siglo VII a.C. Los monjes budistas recorrieron la Ruta de la Seda, una antigua red de rutas comerciales que conectaba Asia con la actual Europa, llevando mandalas y difundiendo los conocimientos sobre cómo crearlos y pintarlos.

La mayoría de los pintores de mandalas procedían de familias con una ocupación similar. Otros eran monjes budistas. Todos tenían una mentalidad religiosa. En el budismo tibetano, los pintores debían someterse a ritos de iniciación antes de elaborar los mandalas. Un mandala tibetano se pintaba en una serie de pasos, que incluían la preparación de la superficie de la pintura, la transferencia de los diseños del mandala a partir de bocetos preestablecidos, la aplicación de las capas iniciales de pintura, el uso de tintes para sombrear y delinear, y los toques finales.

Los mandalas tradicionales se siguen creando hoy en día. Los monjes tibetanos del monasterio Drepung Loseling elaboraron un mandala de arena para la ciudad de Nueva York como regalo para representar la buena voluntad y la curación tras el incidente terrorista del 11 de septiembre de 2001. Los mandalas siguen simbolizando la unidad, la integridad y los nuevos comienzos.

Diseño e interpretación de las mandalas

Hay muchos tipos de mandalas. Los mandalas de arena se hacen con arena de colores. Suelen producirse como parte de una elaborada ceremonia y son simbólicos tanto en su creación como en su destrucción. Un equipo de monjes dibuja los patrones geométricos del mandala antes de empezar a trabajar. A continuación, los monjes colocan la arena, empezando por el centro y trabajando hacia fuera. Como todos los mandalas, el de arena representa el universo, y su destrucción simboliza la impermanencia.

Un mandala de palabras es tal como suena: un mandala hecho con palabras en lugar de símbolos. Sin embargo, los mandalas de palabras siguen un patrón, ya sea superponiendo texto a la geometría o utilizando el texto como la propia geometría. Algunos mandalas antiguos utilizaban escrituras sánscritas que representaban enseñanzas religiosas. Los mandalas también se crean con materiales ingeniosos, como el hilo y las piedras semipreciosas.

El simbolismo de los mandalas es abundante. Una flor puede utilizarse para representar el amor, la belleza, el crecimiento y la pasión. Los mandalas también se utilizan para crear espacios sagrados, especialmente durante la meditación, y pueden incluir la imagen de una deidad. El meditador se sentará en el centro del mandala, lo que le permitirá sentirse centrado y conectado con el resto del universo.

Los colores y su significado

Cada color de un mandala tiene un significado especial. El rojo significa fuerza, energía y pasión. El rosa representa el amor y la feminidad. El naranja cultiva la creatividad, la intuición y la transformación. El amarillo se asocia con la sabiduría, el aprendizaje, la felicidad y la risa. El verde simboliza la curación física, la capacidad psíquica, la naturaleza y el cuidado. El azul se relaciona con la curación emocional, la meditación y la paz interior. El púrpura representa todo lo espiritual y el enfoque etéreo. Por último, el negro significa el pensamiento profundo, la individualidad y el misterio.

Puedes diseñar tu propio mandala para atraer ciertas cualidades o sentimientos a tu vida. O puedes colorear un patrón de mandala existente y ver a dónde te lleva tu creatividad. Hay una gran cantidad de páginas para colorear de mandalas disponibles en Internet, muchas de las cuales son gratuitas. Colorear un mandala puede ser una experiencia transformadora. Un simple pdf imprimible podría ser tu llave para abrir un mundo de perspicacia personal y misterio intuitivo. Pronto estarás en camino de crear tu propio mandala.

Los mandalas y la psique humana

Además de su significado religioso, el mandala ha desempeñado un importante papel en la psicología. Carl Jung, el psiquiatra suizo, conoció los mandalas mientras estudiaba la religión oriental. Se sintió tan inspirado por el mandala que se trajo el concepto a Occidente y lo introdujo en su práctica psicoterapéutica. Jung creía que los mandalas simbolizaban los procesos psicológicos de autoexpresión y crecimiento personal. Instruía a sus pacientes a crear mandalas para poder identificar los obstáculos en el camino de cada individuo hacia la plenitud y la curación.

Joan Kellogg, terapeuta de arte e investigadora, desarrolló el MARI (Mandala Assessment Research Instrument) en los años 70 para ayudar a los clientes a conocerse mejor a sí mismos. Los clientes seleccionan primero los símbolos que les resultan familiares. A continuación, de un conjunto de unas 45 tarjetas, eligen los colores que creen que mejor acompañan a esos símbolos. A continuación, sus elecciones se colocan en un campo, la “Gran Ronda”, compuesto por trece etapas de desarrollo. Kellogg creía que las elecciones de los clientes revelarían importantes conocimientos sobre su subconsciente. La naturaleza intuitiva del MARI lo hacía accesible y fácil de usar para los clientes.

Hoy en día, el arte del mandala se crea en todo el mundo. El mandala sigue siendo una herramienta importante para expresar la creatividad, descubrir ideas personales y aliviar el estrés. Se puede encontrar en espacios arquitectónicos sagrados o en páginas de libros para colorear. Un mandala representa el viaje individual de una persona hacia la plenitud y su patrón meditativo significa las posibilidades de nuestro mundo interno y externo. Al comprometerse con los mandalas, se abre un camino hacia una conciencia de nivel superior.

Liberar la mente: Imágenes para colorear de mandalas de animales para todas las edades

Los libros para colorear solían limitarse a la experiencia de la infancia con espacios amplios para colorear y personajes sencillos, como un búho. Las páginas para colorear de hoy son muy diferentes. De hecho, el uso de hermosos mandalas para colorear es la última tendencia que ha llegado para quedarse. Descubra en éste sitio imágenes para colorear de mandalas gratis que le mantendrán ocupado en los días de lluvia.

Entender los mandalas

Mandalas es una palabra derivada de una antigua lengua nativa. Se traduce en el término círculo, pero eso no significa que los diseños de mandalas se limiten a esta forma. Estas páginas para colorear tienen una conexión espiritual para todos los adultos y niños. Los círculos representan un espacio continuo sin final ni principio entre los mandalas de animales para imprimir gratis.

Una imágen para colorear de un mandala de animales puede contener un búho, un lobo, una lechuza, un lobo gris u otra criatura representada en su interior. Colorear estas páginas para colorear de búhos te permite sentirte conectado a ti mismo y al arte por un breve momento.

Colorear para distraerse

Colorear animales imprimibles desde un sitio gratuito como éste sitio web proporciona distracción para todos los niños y adultos. Los complejos mandalas tienen una simetría única en cada página para colorear de mandalas. Tanto si disfruta de las páginas para colorear de lobos como de las páginas de mandalas de elefantes, las distintas formas que se encuentran dentro de los animales son una distracción del estrés cotidiano.

El diseño imprimible le anima a centrarse en el búho, el lobo, el elefante o la lechuza en las páginas para colorear. De hecho, las imágenes para colorear te alejan del mundo con su increíble mandala floral y otras representaciones.

Explorando los efectos meditativos

Las formas repetitivas que se encuentran en los mandalas, incluidas las páginas para colorear de lobos, calman las preocupaciones a cualquier edad. El niño se concentra en elegir el tono adecuado a medida que avanza el coloreado de un búho, un lobo de dibujos animados o un árbol. El niño puede crear una reacción antiestrés mientras el coloreado cobra vida. Compruébalo tú mismo probando las páginas para colorear de búhos imprimibles que recuerdan a los cuentos de hadas y al anime. Cualquier adulto ve volar sus preocupaciones con una imágen para colorear de un mandala en la mesa del comedor.